¡Bienvenido!

Este blog es para ayudar a los Cristianos que saben que no deben pagar por su Salvación pero se sienten confundidos por la mentira de un diezmo en efectivo. Es ridídulo asumir que un novio le va a pedir 10% del ingreso a su prometida. De igual manera Jesús (El Novio) JAMÁS ha pedido que Su Iglesia (La Novia) le pagara un diezmo en efectivo. No existe manera de merecer el amor de Dios sin embargo El nos ama. Tal amor es incomprensible. Solo resta humillarnos y rendirnos a El sin pretexto alguno.

lunes, 7 de octubre de 2019

El Dinero y la Biblia


Vea este mensaje en YouTube https://youtu.be/lIMaiYoYyQE

El Dinero y la Biblia

Hola, soy el Pastor Amós y este es el estudio: El Dinero y la Biblia.

En un intento por establecer un diezmo de dinero, muchos pastores dicen que el diezmo bíblico era comida solo porque los israelitas no usaban dinero.  Estos pastores alegan que, debido a que no usaban dinero, Dios fue obligado a establecer un diezmo de alimentos en lugar de un diezmo de dinero.

Sin embargo, la Biblia contiene muchísimas referencias sobre el uso y manejo de dinero.

Dicho esto, este estudio no se trata del diezmo o de porcentajes, ni tiene que ver con la ley o la fe, y, sobre todo, este estudio nada tiene que ver con lo que usted hace con su dinero.  Como la viuda que dio dos blancas, usted puede hacer lo que quiera con su dinero.  Incluso si deseas dar el 100% de su dinero a su pastor, ese es asunto suyo.

Este estudio revela cómo Satanás ha infiltrado sus mentiras en la iglesia y ha hecho mentirosos de muchos pastores.  Este estudio trata de mentirosos en nuestros púlpitos.  Y una de sus mentiras es esta, "Los israelitas no usaban dinero en efectivo durante las épocas bíblicas."  Eso es mentira.  La evidencia bíblica sobre el uso y manejo de dinero en efectivo es enorme.  Por lo tanto, siendo que este es un breve estudio, sólo voy a repasar estas pocas referencias bíblicas.  Aquí está la verdad bíblica sobre el dinero...

1.       Génesis 17:23 Abraham compró siervos porque tenía suficiente dinero.

2.       Génesis 42:35 los hermanos de José tenían bolsas llenas de dinero.

3.       Génesis 47:14 durante los siete años de sequía José recogió el dinero de Egipto

4.       Éxodo 38:26 más de 600,000 israelitas pagaron el dinero (ver 30:16) de la expiación.

5.       Levítico 25:37 los israelitas fueron advertidos a no cobrar intereses al prestar dinero.

6.       Números 3:50 los padres de primogénitos fueron ordenados a pagar el dinero de la redención.

7.       Josué 7:22 Acán escondió dinero debajo de su tienda.

8.       Josué 24:32 Jacob había comprado un campo con dinero.

9.       2da Crónicas 24:5 los israelitas pagaban una cuota anual de dinero para el templo.

10.   Nehemías 5:4 los israelitas pagaron los impuestos del rey con dinero prestado.

11.   Nehemías 13:2 los amonitas y moabitas dieron dinero a Balaam para maldecir a Israel

12.   Esdras 3:7 a los trabajadores se les pagaba con dinero

13.   Miqueas 3:11 algunos profetas adivinaban por dinero.

14.   Mateo 21:12 (NVI) había mesas llenas de dinero.

15.   Mateo 22:19-21 la imagen de César estaba en el dinero.

16.   Mateo 25: 27 los israelitas depositaban su dinero en cuentas bancarias.

17.   Mateo 28:12 los soldados fueron sobornados con mucho dinero.

18.   Lucas 16:14 (NVI) (al igual que muchos pastores) los fariseos amaban el dinero.

19.   Juan 2:14 (NVI) uno de los negocios en los atrios del templo fue el intercambio de dinero.

20.   Hechos 3:3 algunas personas se sentaban a pedir dinero.

21.   Hechos 4:34 (NVI) los creyentes vendían sus casas y propiedades por dinero.

22.   Hechos 5:3 (NVI) (al igual que muchos pastores) Ananías y Safira mintieron del dinero.

23.   Hechos 8:18 el Espíritu fue dado por la imposición de manos, pero alguien ofreció comprarlo con dinero.

24.   Hechos 24:26 el gobernador Félix esperaba que Pablo le diera dinero

25.   Y sobre todos estos, Marcos 14:11, incluso nuestro Señor Jesús fue traicionado por dinero.



Pero no tienen que tomar mi palabra.  Usted puede hacer una búsqueda de la Biblia usando las palabras clave aquí en el pizarrón para ver por sí mismo las muchas referencias bíblicas sobre el dinero.

Así que ahí lo tenemos, directamente de la Biblia.  Por lo tanto, "sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso." Romanos 3:4a.

No podemos promover el Evangelio con mentiras y esperar que Dios nos bendiga.  Dios no bendice a través de mentiras.  Las mentiras son obra de Satanás.  Pues "él no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él.  Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira." John 8:44b. Y "todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda." Apocalipsis 21:8b.

La Biblia deja en claro que mentir no es una opción para nosotros.  Desafortunadamente, muchos mentirosos se han infiltrado en la iglesia.  Aunque su pastor bendiga su vida con un milagro de sanidad, si está mintiendo del dinero en la Biblia--él es un hijo del Diablo.  Porque escrito está, "Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’" Mateo 7:22-23. Y la respuesta del Señor será, "Nunca os conocí; ¡apartaos de mí, hacedores de maldad!"

Estamos en medio de una terrible guerra espiritual.  En el pasado los ataques de Satanás eran cara a cara por medio de la persecución.  Pero en estos últimos días los ataques de Satanás vienen desde adentro de la iglesia.  Satán ha envenenado la iglesia con las mentiras del diezmo en efectivo.  Y ha logrado neutralizar a muchos líderes y poco a poco está adormeciendo la iglesia.  Muchos ya están roncando.  La única esperanza de mantenernos despiertos, es por medio de la Palabra escrita.  Nunca debemos perder de vista el hecho de que un día nuestro Señor regresará por "una iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni cualquier otro defecto, sino santa e intachable." Efesios 5:27.

Aunque no le podemos poner fin a la enorme cantidad de mentirosos que se han infiltrado en la iglesia, yo le insto a compartir este video del dinero y la Biblia con todo cristiano.

Honestamente le deseo a usted éxito en esta vida y espero poder compartir con usted en el reino celestial.

Gracias por escuchar. Hasta la próxima, Dios le bendiga.

domingo, 7 de octubre de 2018

Cómo Financiar la Iglesia


Vea este mensaje en YouTube https://youtu.be/6uRrasepBiY

Cómo Financiar la Iglesia



Hola, soy el Reverendo Ortiz, y este es el estudio: Cómo Financiar la Iglesia.

A través de los años, miles de ustedes han visto mis estudios y han aprendido que el diezmo de Dios no tiene nada que ver con nuestro ingreso.  A la luz de este hecho, algunos de ustedes han expresado preocupación sobre cómo financiar la iglesia.  Por tanto, con la ayuda de mi título en contabilidad, he preparado este estudio para contestar sus preguntas.

Pero antes de comenzar, quiero que quede claro que Jesús jamás uso la palabra iglesia para referirse a un edificio.  El sólo usó la palabra iglesia para referirse a nosotros, sus seguidores.  Nosotros somos los que hemos cambiado el significado de la palabra iglesia para que también se refiera a edificios.  Pero si tener un edificio fuera una necesidad para la iglesia, entonces Jesús habría construido un edificio para su iglesia, ya que Jesús era carpintero.  A pesar de tener esta habilidad, Jesús no construyó un edificio para su iglesia.  Tampoco nos mandó a construir edificios.  Por el contrario, cuando le mencionaron los edificios del Templo, Jesús contestó, “no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada.” Mateo 24:2b.  Y cuando Pedro dijo, “hagamos tres enramadas...” (Marcos 9:5) Jesús lo ignoró.

Jesús sabía que, si tener edificios fuera un requisito para la iglesia, entonces los hijos de Dios serían sobrecargados por los gastos necesarios para comprar y mantener edificios.  Además de esto, Jesús también conocía que nosotros comenzaríamos a acumular tesoros arquitectónicos, aquí en la tierra.  Lamentablemente, nosotros hemos pasado por alto esta lección, y al igual que Marta nos encontramos “afanados y turbados con muchas cosas.  Pero sólo una cosa es necesaria”—la palabra de Dios. (Lucas 10:41-42a)

La verdad es que Dios jamás nos pidió edificios para su iglesia.  La única estructura que Dios pidió fue el tabernáculo portátil, también conocido como la tienda de reunión.  Aparte de la sagrada tienda portátil, los israelitas fueron instruidos a adorar a Dios en sus casas al inicio de cada día de reposo.  La idea de tener un templo vino del Rey David—no de Dios.  Fueron los judíos los que querían un templo y fueron los judíos los que más tarde construyeron sinagogas por su propia voluntad.

Ahora, aunque Jesús no estableció edificios para su iglesia, yo sí creo que de la misma manera en que Dios aceptó la idea de un templo y de sinagogas, Jesús también está de acuerdo con nuestra idea de tener edificios para su iglesia.  Dicho esto, aquí les presento cinco métodos sencillos para financiar la iglesia sin tener que unirse a las mentiras de un diezmo en efectivo.

Primero tenemos el método de las sinagogas.  Los judíos tienen una extensa relación con el Todopoderoso, más extensa que cualquier otra raza sobre la tierra y NO diezman sus ingresos.  Por lo tanto, si lo que ellos hacen ha mantenido a las sinagogas abiertas durante miles de años, entonces a nosotros también nos funcionará.  Eclesiastés 5:4-7 habla de las promesas hechas para financiar las sinagogas.  Al inicio de cada año, los que están dispuestos y son capaces, hacen promesas de voluntad propia para financiar su sinagoga.  Además de promesas, los judíos también recogen ofrendas.  En Lucas 21:1-4 Jesús observó que la viuda dio más.  Esto nos deja saber que las ofrendas judías también son de voluntad propia.  Estas dos fuentes de ingresos mantienen las sinagogas alrededor del mundo.

A continuación, tenemos el método de iglesias en casa.  Este es el mismo método utilizado por la iglesia apostólica/primitiva.  Como su nombre indica, estos creyentes adoraban a Dios en sus casas.  La Biblia no hace mención de que hubiera algún interés por adquirir edificios para la iglesia.  Por lo tanto, los primeros cristianos estaban conformes con adorar a Dios en sus hogares.  Según 1ra de Corintios 16:2, en el primer día de cada semana se recolecta una ofrenda de voluntad propia.  Y con eso, estos creyentes han hecho desaparecer los gastos de obtener y mantener un edificio, y ahora pueden dirigir sus ofrendas de amor a las necesidades de los pobres.

El tercer método de financiamiento es el método de los Amish.  Los Amish no diezman, ni recogen ofrendas semanales.  En cambio, dan limosnas dos veces al año y dan de buena voluntad cada vez que surge una necesidad.  Ahora bien, por más que busquemos, no vamos a encontrar que los Amish tengan edificios para sus iglesias.  Esto es porque nuestros hermanos y hermanas Amish han estado adorando a Dios en sus casas durante cientos de años.  Pero en lugar de tener una sola casa para celebrar sus cultos, usan todas las casas en sus comunidades.  Cada semana, asignan una casa distinta para que sirva de iglesia.  De esta manera las tareas de preparación y limpieza son compartidas por todos.

Esto nos lleva al cuarto sistema de financiamiento el cual yo llamo el Método de Transparencia Cristiana.  En este método, todos los gastos son presentados a la congregación para ser aprobados e incluso se vota sobre ellos si es necesario.  Entonces simplemente tomamos el total de gastos mensuales, menos las ofrendas semanales y le dejamos saber a la congregación la cantidad necesaria para mantener el edificio de la iglesia.  El método de transparencia cristiana funciona, porque cuando a los cristianos se les permite ver las necesidades de su iglesia, ellos dan.  El único obstáculo que este método tiene es que los pastores, amantes del dinero, no desean que la congregación conozca en qué se consume el dinero que ellos, tan arduamente, trabajan.

Mi último método de financiamiento es una combinación de cualquiera de estos cuatro métodos.  No deberíamos limitarnos a sólo uno de estos métodos.  Como cristianos debemos utilizar todas las herramientas disponibles para promover el Evangelio.  Lo que no debemos hacer es mentir acerca del diezmo.  Hacer las cosas malhechas por razones “benevolentes” (entre comillas) no funciona con Dios.  Recuerde, que Abraham intento ayudar al plan de Dios al tener un hijo con la esclava, y todos sabemos cómo terminó eso.

Mentir acerca de la palabra de Dios es un asunto muy serio.  Especialmente cuando los pastores están haciéndolo para estafar a los pobres en espíritu.  Aquellos que continúan la práctica moderna de hacer un fraude del diezmo divino, pronto descubrirán que “horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo.” Hebreos 10:31.

Si usted encuentra que este estudio es útil, por favor compártalo con los demás para que podamos financiar la iglesia.

Y recuerde que Dios le ama a usted, no a su dinero.

Gracias por escuchar.  Hasta la próxima, Dios le bendiga.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Jesús es Nuestro Diezmo


Vea este mensaje en YouTube: https://youtu.be/dOmoj7F2Kdc



Jesús es Nuestro Diezmo





Hola, soy el Rev. Amós Ortiz, y este es el estudio titulado Jesús es nuestro Diezmo.



Hoy aprenderemos que, aunque no hay Versículo Bíblico que lea, ‘Jesús es nuestro diezmo’, la Biblia si nos enseña que Jesús es nuestro diezmo.  Este concepto no es nuevo para nosotros; por ejemplo, todos sabemos que la palabra Trinidad no existe en la Biblia, pero la Biblia si nos enseña de la Santa Trinidad.



Nuestro texto de estudio se encuentra en Deuteronomio 12:11.  Aquí Dios está instruyendo a los Israelitas sobre los Sacrificios anuales, y Él les dice, “allí llevaréis todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos [y] las ofrendas elevadas



De acuerdo a nuestro texto de estudio; Dios les dijo que se presentaran ante El y que tenían que, “llevar todas las cosas” que El mando.  Incluidos estaban los diezmos como parte necesaria de los Sacrificios para recibir el perdón de pecados.



Sabemos que Jesús también se presentó ante El Padre.  En Juan 20:17a leemos, “Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre.”



Entonces debemos preguntarnos: ¿hubiera Dios exigido menos de Su Hijo Jesús, que lo que le exigió a los hombres?



¿Hubiera, Jesús (después de hacer el sacrificio máximo y conociendo que el destino humano estaba en sus manos) hubiera El (Jesús) presentado ante el Padre sin traer el diezmo?  ¿Hubiera Jesús desobedecido la Ley de Su Padre?



Si Jesús se hubiera presentado ante El Padre sin traer el diezmo, Su Sacrificio (el cual fue por ti y por mi) hubiera estado incompleto y de acuerdo a la Ley, inaceptable ante Dios.  Por esto conocemos que Jesús pagó nuestro diezmo porque Jesús pagó el precio completo de nuestra redención.



Siendo cristianos, cuando decimos, ‘tengo que diezmar a Dios’ estamos declarando que el Sacrificio de Jesús esta incompleto.



Además, el diezmo hecho en efectivo, pisotea el Cuerpo y la Sangre de Cristo, porque un diezmo en efectivo indica que nuestro dinero es aceptable como substituto del Cuerpo y la Sangre de Cristo.  Les explicaré esto…



Malaquías 3:10a, lee, “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa.”  La palabra ‘alimento’ en Malaquías 3:10 nunca debe ser usada para referirse a dinero, ¡porque alimento y dinero son dos cosas muy distintas!  Esta Escritura es inspirada por el Espíritu Santo.  El Espíritu Santo no se equivocó, El no cometió error en Su inspiración; alimento es alimento, ¡y no dinero!



Ahora, en Deuteronomio 14:23 Dios instruye a Su Pueblo a comer “delante de Jehová tu Dios… el diezmo.  Por tanto, el diezmo es algo comestible.



¿Se puede imaginar a los creyentes en Malaquías 3:10 comiendo dinero delante de Jehová su Dios?  Por supuesto que no… el diezmo es comida.



Jesús también es comida.  El mismo se llamó el Pan de Vida.  Jesús dijo en Juan 6:53, “De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.”



Así como los Israelitas comían el diezmo delante de Dios; cuando nosotros participamos en la Santa Comunión estamos comiendo nuestro diezmo (el Cuerpo y la Sangre de Cristo) delante de nuestro Dios.  Esto nos indica que la Biblia si enseña que Jesús es nuestro diezmo.  El diezmo era otra tipología de nuestro Señor Jesús.  Esta misma lección se encuentra en la Pascua.  El Sacrificio Pascual era comido por los que recibían el perdón de Dios.



Lamentablemente, el modernizado diezmo-en-efectivo, oculta esta enseñanza del Verdadero diezmo, el cual produce Vida; se llama Jesús.



Sin embargo, Malaquías 3:10 claramente específica, “y haya alimento en mi casa.  ¡Dios es Espíritu y hoy (ahora mismo) nosotros somos Su casa!  2nd Timoteo 1:14b lee, “el Espíritu Santo que mora en nosotros.”  Así como la casa mencionada en Malaquías 3:10 necesitaba comida; de la misma manera la nueva morada de Dios necesita comida.  Y nosotros la alimentamos con Jesús.  Él es nuestro Maná que descendió del Cielo.



El viaje de Israel hacia la Tierra Prometida era una sombra de nuestro viaje hacia la Patria Celestial.  Mientras ellos anduvieron en el desierto, ¡comieron Maná y no diezmaron!  Ahora nos toca a nosotros el comer Maná.



Al llegar a la Tierra que fluye leche y miel, los Israelitas adoraron y diezmaron en el lugar que Dios escogió para ellos; pero el lugar que Dios ha escogido para nosotros es el Cielo.  Por esta razón Jesús le dijo a la mujer Samaritana que la hora había llegado cuando no importaba si el lugar de adoración era aquí o allá, porque ahora Dios busca adoradores que le adoren en Espíritu y en Verdad.



Cuando adoramos a Dios en Espíritu, no importa la cantidad de dinero que tengamos, porque el Espíritu no necesita de un local con bancos, instrumentos o pantallas exageradas.  Usted puede estar en el hogar de un hermano y estar adorando a Dios en el Espíritu, porque el Espíritu de Dios mora dentro de nosotros, no afuera.  Por conveniente, si tenemos este local para nuestra Iglesia, pero en realidad no hay que ir a un local específico para adorar a Dios en Espíritu.



Y si pensamos adorar a Dios en Verdad, entonces no debemos referirnos a la palabra ‘alimento’ en Malaquías 3:10 como si fuera dinero, porque eso es una mentira.



Dios nunca dijo, ‘Traed los diezmos y haya dinero en mi casa.’



La casa mencionada en Malaquías 3:10 no necesitaba dinero.  Había más que suficiente dinero en esa casa.  Tanto asi que aun las paredes estaban cubiertas de oro puro.



Jesús dijo en Mateo 5:17, “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.  Jesús cumplió la Ley del diezmo cuando presentó Su propio cuerpo y sangre en lugar de nuestro diezmo ante el Padre.



Por tanto, las demandas de la Ley del diezmo han sido cumplidas.  Y el precio de nuestra redención: consumado es.



Al igual que los discípulos de Juan el Bautista, muchos cristianos tienen dificultad comprendiendo estas cosas.  Por esto Jesús les explicó que nadie pone remiendo de paño nuevo (el cual representa el Nuevo pacto de la Gracia) en vestido viejo (el cual representa el Viejo pacto de la Ley) porque cuando tomamos el Nuevo pacto de la Gracia y lo ligamos con el Viejo pacto de la Ley perdemos ambas bendiciones.



Apreciado amigo, Jesús pagó todo el precio y hoy somos salvos, no por dar un porcentaje de nuestro ingreso a alguna iglesia, sino que somos salvos por fe, por la Gracia de Dios.  Yo te invito a que conozcas lo significante de Jesús como nuestro diezmo.  Y si aún no lo has hecho, te invito a que hagas una decisión por Cristo como Salvador de tu vida.  Y ten en mente que es totalmente gratis porque Dios te ama a ti; no a tu dinero.



Si te gustaría conocer más sobre el diezmo, o si deseas dar tu corazón a Cristo, favor de visitar el blog de nuestra Iglesia a la dirección de internet en el pizarrón y siéntase en libertad de dejar sus comentarios y preguntas.



Gracias por escuchar.



Dios le bendiga.


domingo, 1 de octubre de 2017

Testimonio del Diezmo


Vea este mensaje en YouTube: https://youtu.be/Xp1jAvC56D0

Testimonio del Diezmo



Hola, soy el Rev. Ortiz y este es el estudio: Testimonio del Diezmo.

Algunos de ustedes han comentado de cómo Dios ha suplido sus necesidades financieras cuando diezman de sus ingresos.  Sus testimonios también incluyen las luchas financieras que han sufrido cuando no diezman.  Terminan por preguntarme, "¿Cómo puedes explicar las bendiciones que he recibido a través del diezmo?"

Quiero comenzar dando las gracias a todos los que han expresado interés en mis lecciones de no-diezmar.  Su opinión es muy valiosa para mí.  Si no fuera por sus comentarios yo nunca habría preparado estudios como este.  En agradecimiento les daré mi testimonio sobre el diezmo.  Pero antes, contestaré su pregunta.  Así que veamos por qué el diezmo en efectivo aparentemente funciona.

En pocas palabras, la Biblia dice: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir."  Esta escritura no se limita a un porcentaje de su ingreso.  Así que cuando usted da, independientemente de la medida, la promesa de Dios entra en vigor.  Por tanto lo que podría parecer estar relacionado con el diezmo es en realidad el cumplimiento de la promesa de Jesús en Lucas 6:38.

Además de esto, debo mencionar que la mayoría de diezmos no resultan para bien.  El hecho de que algunas personas estén testificando de cómo milagrosamente lograron pagar sus cuentas después de diezmar indica que el diezmar dinero es una carga; porque si no fuera una carga nadie testificaría de él.  Nadie testifica de cosas comunes del diario vivir.  Las personas testifican después de luchar con una enfermedad o con problemas matrimoniales, o (como en el caso del diezmo) después de sufrir con cargas financieras.

Los ministros amantes del dinero saben que el diezmar dinero es una carga, [1ra de Tesalonicenses 2:9] por lo que nos dicen que debemos pagarle el 10% de nuestros ingresos y luego tener fe que Dios suplirá nuestras necesidades.  Pero eso es equivalente a saltarse desde un precipicio, esperando que Dios venga a nuestro rescate.  Jesús dijo, "No tentarás al Señor tu Dios."  Mateo 4:7.  Si tenemos el dinero para pagar nuestras deudas en nuestras manos, entonces no es cuestión de fe, porque Dios ya ha provisto para nuestras necesidades.  No podemos entregar nuestro dinero a un avaro y luego esperar que Dios nos dé más dinero.  Así no funciona la fe.

A todos los cargados por el diezmo, Dios dice en 2da Corintios 9:7, "Cada uno dé como propuso en su corazón… no por necesidad."  Cuando en vez de cubrir tus necesidades, le entregas 10% de tu ingreso a la persona equivocada, sólo aumentas las necesidades de la iglesia.  La palabra de Dios es clara en esto, "No debáis nada a nadie."  Romanos 13:8a.

Esto aparte, aquí está mi testimonio sobre el diezmo...

Fui criado en el sur del Bronx.  Mis padres eran inmigrantes.  Mi padre trabajaba en una fábrica, y mi madre era ama de casa con diez niños, y yo era uno de los de en medio.  A pesar de la ayuda gubernamental que recibíamos, hubo días en que nuestra alimentación consistía en harina de avena porque eso era lo único que podíamos comprar.  Cuando yo era pequeño, algunos consideraban que el sur del Bronx era el lugar más pobre en Norte América.  Comencé a trabajar a los 8 años de edad.  Y a los 16 ya vivía aparte.  Esta es la porción agobiante de mi testimonio.  Yo fui criado en la pobreza.

Avancemos al día de hoy.  Ahora, no voy a decirles que edad tengo, pero les diré que tengo más de 50 años de edad.  Y no sólo que no diezmo, pero llevo años enseñándole a miles de cristianos alrededor del mundo que no tienen que diezmar.  Aclaremos este asunto.  Los ministros amantes del dinero dicen que si no le pagamos el diezmo seremos, "malditos con maldición."  Y aquí estoy audazmente enseñándole a millones que no diezmen y yo no diezmo.  Por lo tanto, si lo qué los amantes del dinero dicen es verdad, entonces de todas las personas en este mundo yo sería el más maldito.  Si las palabras "malditos con maldición" se aplicaran a los cristianos y a sus ingresos, yo debería estar en bancarrota.

Sin embargo Dios ha suplido todas mis necesidades.  No le debo nada a nadie.  Mi esposa y mis hijos no carecen de nada.  Ya pronto cumpliremos dos décadas de ser una familia con un solo sueldo.  Jamás hemos contado con el apoyo de amigos o familiares.  No tenemos mamá ni papá a dónde acudir en tiempos de necesidad.  No utilizamos crédito.  Nuestras facturas son pagadas a tiempo.  Nunca hemos recibido aviso por falta de pago.  Todas nuestras necesidades están cubiertas, y tenemos fondos de sobra.  Estamos contando nuestras bendiciones.  ¡Mi copa está rebosando!”  Salmo 23:5.

Por tanto, ahora yo les pregunto, ¿cómo podemos explicar mis bendiciones financieras a la luz de mis acciones en contra del diezmo en efectivo?

Mi éxito financiero comprueba que el diezmo en efectivo es una estafa creada por ministros amantes del dinero para robarles el ingreso a los hijos de Dios.

A diferencia de los amantes del dinero, yo no tengo nada que ganar o perder con decirles la verdad.  Ellos, a lo contrario, quieren ocultarles la verdad porque quieren su dinero.  Pero yo he predicado el Evangelio de mi Señor Jesucristo gratuitamente desde los 15 años de edad.

Millones de cristianos son engañados con la mentira del diezmo en efectivo.  El reino de los cielos sufre violencia, y los que usan la fuerza pretenden acabar con él.”  Mateo 11:12b (DHH).  Los ministros amantes del dinero aman su dinero; no a usted.  Es por eso que se molestan al ver videos que revelan sus fraudes.  Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor.”  2da Corintios 6:17a.

Dé un paso de fe.  Atrévase a confiar en la palabra escrita de Dios, y la palabra de la verdad os hará libre.

Si el espíritu de Dios ha tocado su corazón a través de este testimonio, por favor compártalo con los demás.  Para que otros puedan ser libertados.

Gracias por escuchar.  Hasta la próxima, Dios le bendiga.

sábado, 13 de mayo de 2017

Abraham Diezmo Antes de la Ley


Abraham Diezmo Antes de la Ley

Vea este mensaje en YouTube:  https://youtu.be/n3eyXqNYtNU

            Hola, soy el Rev. Ortiz, y este es el estudio: Abraham Diezmo Antes de la Ley.

            En un intento por ligar el diezmo con la fe Cristiana, los amantes del dinero contienden que el diezmo de Abraham precede a la Ley.  Y debido a esto, ellos se han creído que el diezmo de Dios no es parte de Su Ley.  Y de manera torcida interpretan que esto significa que los Cristianos tienen que diezmar sus ingresos.  Ahora, simplemente porque el diezmo de Abraham preceda a la Ley, no significa que el diezmo automáticamente se hace parte de la fe Cristiana.  Tampoco significa que el diezmo de Dios no sea parte de Su Ley.

Por esto ahora yo les presento hechos que han sido convenientemente ignorados por los amantes del dinero…

Hecho: Al no existir la ley tampoco existía la obligación de diezmar.  Por tanto, el diezmo de Abraham fue un acto de voluntad propia.  De acuerdo a este hecho, los Cristianos no están obligados a diezmar.  Y si lo hacen, es un acto de voluntad propia, porque no existe obligación.

Hecho: El diezmo de Abraham fue un regalo, no un pago.  Veamos Génesis 14:20b, “Abram le dio el diezmo”.  Melquisedec no le pidió el diezmo a Abraham.  Ni siquiera Dios le dijo a Abraham que diezmara.  Nadie le dijo a Abraham que diezmara.  Por lo tanto, debemos preguntarnos, ¿Por qué será que a los Cristianos se les está exigiendo que diezmen?

Hecho: Abraham hizo muchas cosas antes que existiera la Ley, eso no significa que nosotros tengamos que hacer las cosas que el hizo.  Por ejemplo: Abraham se circuncidó antes de la Ley.  Por tanto, si los Cristianos tienen que diezmar, simplemente porque Abraham diezmo antes de la Ley, entonces los Cristianos tienen que ser circuncidados, ya que la circuncisión de Abraham también precede a la Ley.  Y siendo que Dios ordenó la circuncisión de Abraham, ¿No sería más lógico que nosotros promoviéramos la circuncisión mandatoria de Abraham, antes que su diezmo voluntario?

Hecho: Abraham diezmó el botín de guerra—no su ingreso.  Lea Hebreos 7:4.  Por tanto, si vamos a imitar el diezmo de Abraham, tenemos que primero ir a la guerra; segundo, asegurarnos de ganar la guerra (ya que de otra modo moriríamos); y tercero, diezmar el botín.  Yo recomiendo que no imitemos el diezmo de Abraham, ya que “a paz nos llamó Dios.” 1ra Corintios 7:15b.  Dejemos que “la paz de Dios gobierne en nuestros corazones.”  Colosenses 3:15a.  Y no la guerra.

Hecho: Abraham era rico (lea Génesis 13:2) sin embargo nunca diezmó de sus riquezas.  Su único diezmo fue del botín de guerra.  Por tanto, es un acto de decepción el decirle a los Cristianos que diezmen sus ingresos, sabiendo muy bien que el diezmo de Abraham no tenía absolutamente nada que ver con su ingreso.

            Y aquí está el hecho más importante que quiero compartir con ustedes…

            Hecho: El diezmo de Abraham resultó de circunstancias que ocurrieron sólo una vez en su vida y jamás volvieron a repetirse.  Por lo tanto, de acuerdo a la evidencia Bíblica, Abraham diezmo sólo una vez en su vida.  Sin embargo, los pastores constantemente le exigen a los hijos de Dios que le paguen un diezmo de sus ingresos, semana tras semana, mes tras mes y año tras año—¡Por el resto de sus vidas!  La verdad es que Abraham diezmó sólo una vez en su vida.  Y cualquiera que no crea esto queda retado a escribirme un comentario con el versículo Bíblico donde ellos encuentran que Abraham diezmo en otra ocasión.

            Hecho: Muchos razonan que Abraham es el padre de la fe (tanto así que se circuncidó por fe) y nosotros somos sus hijos por fe; entonces, ¿No deberíamos diezmar por fe?

                La contestación a esta pregunta es no, porque “la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.  Hebreos 11:1.  Y siendo que Abraham ya tenía la victoria, su diezmo era un asunto de hechos, no de fe.  Por tanto, Abraham no usó la fe para diezmar.

            De igual manera, los Israelitas nunca diezmaron por fe.  La Tierra Prometida ya les pertenecía.  Ellos vivían en ella y la cultivaban.  Cada año esperaban recibir la cosecha antes de diezmar.  Si la cosecha era pequeña, su diezmo era pequeño, si la cosecha era grande, su diezmo era grande.  La fe no era un requerimiento.  El requerimiento para diezmar era ser dueño de la tierra.

            Vergonzosamente, el amor al dinero ha causado que muchos ministros utilicen esta historia para obtener ganancias monetarias.  En su avaricia han pasado por alto la enseñanza tipológica de Cristo, contenida en esta historia de guerra.

            Por eso ahora les presento un diamante escondido—Abraham como tipología de Jesús.




Abraham

Dejó su hogar y sirvientes
Viajó cientos de millas en la antigüedad
Para rescatar a Lot de su necedad
Luchó por las almas, y no por dinero
Luchó contra lo imposible: cinco reyes
Ganó la guerra que Lot no pudo ganar
Salvó a la gente
Dio libertad a la gente
Se encontró con el Sacerdote de Salem (que es Jerusalén)
Le dio el diezmo del botín al sacerdote
Diezmó sólo una vez en su vida

Jesús

Dejó su hogar y sirvientes
Viajó del cielo a la tierra
Para rescatarnos de nuestra necedad
Luchó por las almas, y no por dinero
Luchó contra lo imposible: Satán, Principados
Ganó la guerra que no podíamos ganar
Salvó a la gente
Dio libertad a la gente
Se encontró con el Dios de Jerusalén (que es Salem)
Se dio en lugar de nuestro diezmo a Dios
Pagó el precio de salvación una sola vez


            Sin duda, Abraham era una sombra del Cristo que habría de venir.



            Algunos se estarán preguntando si acabo de decir que Jesús es nuestro diezmo.  Y están en lo cierto.  Para mas detalles, por favor de ver el corto video titulado, “Jesús es Nuestro Diezmo.”



            Pero no tienen que tomar mi palabra.  Yo les exhorto a que perseveren en el estudio de las Escrituras y le permitan al Espíritu de Dios que les enseñe, “cosas grandes y ocultas que ustedes no conocen.” Jeremías 33:3.



Y si mis estudios le han sido de bendición, por favor compartan estos cortos videos con otros.  Su ayuda es necesaria para que el Cuerpo de Cristo conozca de este recurso.



            Unidos podemos remover las piedras de tropiezo y dejar “que fluya… la justicia como arroyo inagotable”.  Amós 5:24b.



            Gracias por escuchar.  Hasta la próxima.  Dios les Bendiga.

miércoles, 7 de octubre de 2015

La Historia deDiezmar el Ingreso

Vea este mensaje en YouTube: https://youtu.be/C6j-13SS_UU



  Hola, soy el Rev. Ortiz y este es el estudio: La Historia de Diezmar el Ingreso

  De acuerdo a la Biblia, el diezmo establecido por Dios no proviene de nuestro sueldo.  El diezmo divino es totalmente comestible y es exclusivamente para los Judios.  El diezmo de Dios requiere ser dueño de propiedad en la Tierra Prometida, y era para el soporte de los sacerdotes Levitas, que no tenian tierra, y para el soporte de los pobres, y una porción era consumido por el diezmador y por su familia.

  Entonces, ¿De dónde salió esta idea de diezmar nuestro ingreso?  Repasemos un poco de la historia cronólogica.

  Primero, Dios estableció Su diezmo como parte de Su Pacto exclusivo con los Judios.
Luego, Jesús estableció un Nuevo Pacto en Su Sangre y comenzó el Cristianismo.
La Iglesia Primitiva era una red de Iglesias en hogares, soportadas con ofrendas de amor.

  Pero cuando la Iglesia se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano, comenzó a comprar grandes cantidades de tierra y a construir edificios muy elaborados y a acumular muchos tesoros.  Como resultado se las tuvieron que inventar para pagar todas esas cosas.  Una manera popular de hacer dinero era la venta de indulgencias.

  Años despues, la Iglesia de Inglatera era soportada con limosnas, pero también colectaban un diezmo de comida.  Aunque ellos estaban errados al diezmar porque ellos no son Judios y Gran Bretaña no es la Tierra Prometida; por lo menos aplicaban el sentido común al diezmar comida y no dinero.  Usted puede hacer una búsqueda en el internet por las palabras “tithe barn” para ver los graneros de diezmo que tenían.

  Luego, al comienzo de las Colonias (aquí en los Estados Unidos) el gobierno soportaba economicámente a la iglesia, pero eso no duró mucho tiempo por la ley de separación entre iglesia y estado.  Y las iglesias quedaron dependiendo sólo de la caridad para su soporte.  Para aumentar su dinero, los pastores comenzaron a alquilar los bancos.  Los bancos al frente de la iglesia eran los más caros y los de atrás eran los mas baratos.  Pero los pobres se quedaban afuera con la oreja pegada a la pared tratando de escuchar la Palabra de Dios.  Muchos estaban en contra de esta práctica debido a la Escritura en Santiago 2:1-4.

  Finalmente, un pastor bautista de Rochester, NY llamado Pharcellus Church, parece haber sido el primer pastor cristiano citado, al decir, “¡Robado en diezmos!” circa 1836.  Y desde este tiempo comenzó la idea de diezmar el ingresos.  Otros le siguieron la corriente, como el Pastor Parson Cooke de Lynn, Massachusetts que dijo que los cristianos han, “¡Robado a Dios en diezmos!” circa 1840.  Esta maldición continuó creciendo hasta el 1878 cuando C.P. Jennings de St. Andrew’s Cathedral en Syracuse, NY escribió un libro que proclamaba que diezmar el sueldo era una obligación mandatoria para todos los cristianos.

  Al comienzo muchos se preguntaron, “¿cómo puede ser que Malaquias 3:8 fue escrito hace miles de años atrás, mas estos pastores hasta ahora nos informan que existe un diezmo de ingreso monetario?”  Pero los hermanos laicos no podían contender contra los ministros.  Así que, la piedra de tropiezo conocida como el Diezmo de Ingreso, comenzó a fines de los años 1800s.  Por tanto el diezmo moderno tiene menos de 150 años en existencia.  Pero el diezmo de Dios tiene mas de 3,500 años.

  Ahora esto es sumamente importante, al que no cree esto, yo le reto a que visite su Sinagoga local y le pregunte al Rabí si ellos requieren un diezmo del salario.  Y el le contestarán que ellos no colectan diezmos del ingreso, ni de ninguna clase.  Y usted se preguntara, ¿por qué no?  Porque el diezmo del ingreso laboral es un sacrilegio cristiano.  Ese diezmo de hombres no tiene nada que ver con la Palabra de Dios.  Y aunque el diezmo del sueldo fue inmediatamente aceptado por las diversas fe cristianas, los Judios no lo aceptan, porque a diferencia de la avaricia entre pastores cristianos, los Rabinos Judios no se atreven torcer la bendita Palabra de Dios por amor al dinero.

  Como resultado de este diezmo de hombres:

  •         Muchos pobres han sido expulsados de las Iglesias.
  •       Otros evitan la iglesia por no ser insultados con, “has robado a Dios.”
  •       Muchas hermanas buscan a Dios pero sus esposos incrédulos se aferran al diezmo de ganancias para echarle en cara la avaricia de los pastores.
  •       Aun niños inocentes han sufrido hambre por causa de pastores que demandan el 10% del ingreso de sus padres.


  Los males producidos incluyen divorcios, juicios hipótecarios y una mala reputación para el evangelio.  Así es que muchos le han dado la espalda a Cristo por causa de la piedra de tropiezo conocida como el diezmo del ingreso laboral.

  Aún así, los amantes del dinero quieren hacernos creer que el diezmo es basado en ingreso.  Ellos dicen que 10% es justo para todos (ricos o pobres) porque todos pagan el mismo porcentaje de su ingreso.  Pero esa idea es económicamente incorrecta.  Diez porciento no es justo para todos.  Yo tengo el título de contabilidad, por tanto yo le puedo decir con toda certeza que el quitarle 10% a una persona que gana $1,000.00 al dia, no le va a afectar a esa persona de igual manera que si used le quita 10% a una persona en salario mínimo.

  Si el diezmo divino fuera basado en el sueldo de los hombres lo hubieran llamado un acuerdo laboral y no un Pacto Sagrado!  El diezmo de Dios se basa en el aumento de la Tierra Prometida.  Aumento y sueldo son dos cosas muy distintas.  Si los obreros recibieran aumentos semanales (en lugar de su sueldo) los trabajadores se harian ricos en unos pocos años.

  Si Dios hubiera basado Su diezmo en salarios, entonces Jesús estaría errado al decir que el obrero es digno de su salario.  Y si Dios ya dijo que usted es digno de su salario; entonces ¿Por qué tienes que dar 10% de tu salario a otro?

  O pero los amantes del dinero de una vez citan el Salmo 24:1 y dicen, “Un momento, deténgase allí mismo pastor; ‘Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella,’ así que sólo le estás devolviendo a Dios lo que le pertenece.”

  Apreciados amigos, si todo lo que hay en esta tierra le pertenece al Señor, entonces la pornografia infantil también le pertenece al Señor.  Vendedores de narcóticos le dirían a los jueces, “estás equivocado juez, esa cocaina no es mía, eso le pertenece al Todo Poderoso.”  Para aclarar las cosas, una mejor traducción de este versículo es, “De Jehová es la tierra y su plenitud.”

  Aquí está lo que Dios desea que usted haga con su dinero. “El que no provee para los suyos, y sobre todo para los de su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.”  1ra Timoteo 5:8

  Por tanto, no le temas a los que te acusan de haber robado a Dios.  Porque hoy Dios te dice, “Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.”  Jeremías 29:11

  Mientras otros ministros sirven a su dios Mamon, cada vez que los maldicen con maldición, Yo voy a glorificar a Dios hoy al bendecirlos con bendición.  Por tanto, “Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.”  Números 6:24-26


  Hasta la próxima, que nuestro Señor Jesucristo los bendiga.